¿Por qué mi perro ladra tanto?

perro-ladrando

Una de las mayores quejas de los dueños de perros es que no logran que su mascota deje de ladrar sin parar. Y es que los perros que ladran continuamente son un verdadero problema, sobre todo en la ciudad, en los conjuntos urbanizados.

Los perros que ladran sin parar resultan una molestia para los vecinos, y lógicamente, también para sus propietarios, que se ven envueltos en disputas de vecindad exigiendo que se controle al perro o se deshaga de él. 

Hay unas razas de perros que ladran más que otras, y los machos y las hembras ladran por igual y con la misma frecuencia. Si al cachorro no se le reprime a tiempo, sus ladridos se incrementarán progresivamente con el paso de los años.

¿Por qué mi perro ladra tanto?

Primero, debemos entender que el ladrido es el medio del que se vale el perro para comunicarse a grandes distancias, el problema está cuando nuestra mascota hace un ruido excesivo y muy seguido.

Entre las causas por las que un perro ladra en exceso están:

Para llamar la atención de las personas y de otros perros. Si al hacer esto, logra captar la atención que buscaba, lo volverá a hacer en todas las ocasiones que se le presenten.    

Cuando escucha a sus congéneres, esta es su manera de responderles.

El perro también ladra como una señal de advertencia. Cuando hay extraños en su zona, bien sea algún perro que ose entrar en sus dominios o algún sujeto que pase por allí. El perro ladra no sólo por lo que ve, también si detecta algún ruido u olor que lo inquiete su reacción natural será ladrar para llamar la atención. Debemos tomar en cuenta que al ladrar, nuestro perro no quiere ser una molestia, él se siente útil siendo el guardián autonombrado de su casa, y quiere avisarnos de una amenaza que nosotros no hemos percibido.

Porque se siente solo. Un perro que se siente abandonado emitirá fuertes aullidos y ladridos para hacerle  saber a todos que se siente solo.  

Como una manifestación de alegría. Un ladrido fuerte puede representar alegría o entusiasmo ante la perspectiva de un paseo o como un afectuoso saludo.

¿Qué hacer para que un perro no ladre desaforadamente? 

Antes de pensar en controlar los ladridos de tu perro debes determinar las causas por las cuales ladra sin cesar y en qué momentos lo hace. Es importante también, que anotes cómo ha sido tu reacción ante sus chillidos.

perro-ladrandoEvita caer en lo mismo que tu perro: un perro que ladra está agitado, si le gritamos o alzamos la voz, caemos en el mismo juego de él y lo que conseguiremos es aumentar su excitación, y sus ladridos se harán más fuertes y persistentes.

Un error que cometen la mayor parte de los dueños de perros es, inconscientemente premiar al can por sus ladridos y reforzar este comportamiento. Me explico, si el perro ladra insistentemente porque quiere salir, y nosotros le abrimos la puerta, le hacemos entender que lo único que tiene que hacer para lograr algo, es ladrar con fuerza.   

Otra forma en que el perro ve recompensado su comportamiento es cuando ladra a los transeúntes que pasan frente a él, y estos se alejan o aceleran el paso ante su presencia. Él interpreta esto como que al ladrar logra lo que se propone, y por ende repite la conducta.   

Una vez que sepas las causas que dan origen a los ladridos constantes de tu perro, es esto lo que debes hacer:

Cuando ladre por alguna razón justificada como ruidos, olores, etc. lo felicitaremos y lo llamaremos a nuestro lado por su nombre. En caso de que no acuda, lo llamaremos más enérgicamente o lo jalaremos por su collar. No debemos perder la calma o mostrarnos molestos. Por el contrario, debemos hacerle ver que estamos contentos porque él ha avisado de un peligro, pero también debemos mostrarle que dominamos la situación, y por tanto ya no hay motivos para continuar ladrando.  

En caso de que el perro reciba a una visita ladrando en forma impetuosa, responde a su reacción con un “ya está bien”, llámalo a tu lado y ordénale que se siente, luego felicítalo y sigue con tus actividades habituales. Si el perro reanuda sus ladridos, repite la orden “siéntate” y continua hablando con la persona sin hacer caso del perro, de esta manera se dará cuenta que sus ladridos son inútiles.

Si el motivo de sus ladridos son los fuertes ruidos de los alrededores, distráelo con algún juego o dándole algún alimento que le guste mucho.

Si está tan acostumbrado a ladrar sin parar o quiere llamar la atención a como dé lugar y no se calla, procede de la siguiente manera:

Cuando tu perro comience a ladrar mándale a sentarse y luego a echarse en el suelo. Si no logras que se eche, haz que se siente y ejerce presión en la zona del vientre hasta que logres que se tumbe. En esta posición es muy difícil para él ladrar. También le puedes sostener el hocico con la mano para mantenérselo cerrado. Cuando el perro se calle, hazle “chiss”, con el dedo índice en tus labios, subrayando el gesto a la vez que lo felicitas por callarse.

El sonido “chiss” y el gesto con el dedo, se utilizarán cada vez que el perro se calle después de haber ladrado. Debemos hacer que relacione esto con un acontecimiento agradable que viene luego, como jugar un rato, unas caricias o algún otro tipo de recompensa.

¡Prueba con esto y verás que tu perro deja de ser una molestia y será la envidia de tus vecinos!

¿Tienes problemas con el comportamiento de tu perro?

¿Deseas que tu perro sea obediente en todo? 

Si es así, aquí tienes la respuesta: ¡Haz Clic Aquí si quieres un perro obediente!    

Otras Personas Que Vieron Este Artículo También Les Interesó Estos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *